Abogados Barcelona

Reestablecer la economía tras una separación

Cuando se acaba un matrimonio se acaba también un modo de vida. Dos personas que caminaban unidas toman cada una un camino y en algunos casos, una de las dos partes sale perjudicada económicamente en la separación. Quizás porque tiene un trabajo a media jornada que era suficiente viviendo en pareja pero que ahora no alcanza para pagarse una vida independiente o, tal vez, porque su nivel de vida desciende de manera tan notoria que le cuesta hacerse cargo de todos los gastos, especialmente de los que tienen que ver con los niños.

La crianza de los hijos es cara. Ropa, calzado, medicinas, clases particulares y un largo etcétera de gastos que pueden suponer una gran cantidad de dinero al mes. Algunos padres, de manera individual, tienen muy complicado afrontar su parte de la responsabilidad. Por eso, recomendamos consultar ayudas para padres separados ya que muchas Comunidades Autónomas ofrecen diferentes tipos de incentivos económicos para aquellas personas que se encuentran en esta situación.

Para saber qué ayudas existen y a cuáles se tiene derecho lo mejor es acudir al trabajador social de la zona en la que se vive. Este profesional será el encargado de comprobar qué ayudas pueden corresponder y de orientar para su solicitud. En algunos casos, también cumplen con esta labor las asociaciones de padres y madres separados, que ofrecen orientación para este tipo de ayudas.

Estas asociaciones realizan una labor de ayuda muy importante, no solo en el terreno económico, sino que proporcionan otro tipo de apoyos, como el psicológico, el asesoramiento legal e incluso tienen en algunos casos mediadores de familia para ayudar a llegar a acuerdos tras la separación de una manera amistosa. Esto beneficia a todo el mundo, pero especialmente a los niños que son la parte más débil de todo esto.

El asesoramiento legal también es muy importante para saber qué parte de los gastos del menor tendrá que afrontar cada uno de los padres y qué responsabilidades puede haber ante pagos inesperados. Esta valoración suele realizarse en función de los ingresos, pero también entran otros factores como la necesidad o no de realizar ciertos gastos.

Por ejemplo, no se puede obligar a un padre a pagar actividades que no sean imprescindibles para el niño si este padre no desea que se realicen, especialmente las que tienen que ver con creencias religiosas. Un buen ejemplo es la Primera Comunión que ahora, muchos padres deciden que no quieren pagar especialmente cuando no están invitados al evento.

custodia-hijos

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>