Abogados Barcelona

ABOGADOS MATRIMONIALISTAS & NUEVAS TECNOLOGÍAS

abogado matrimonialista¿En caso de divorcio contencioso, puedo aportar pruebas de la infidelidad de mi pareja mediante mensajes comprometedores y explícitos enviados vía Whatsapp?

Esto que parece una pregunta trampa, no lo es; constituye sólo una muestra del nuevo rol que las nuevas tecnologías están adquiriendo en las relaciones de pareja y que, por ende, afectan el tipo de «infidelidades» que llenan las consultas de los abogados matrimonialistas.

Afortunadamente, hace ya muchos años que en España no se precisa de la concurrencia de una causa probada para poner fin al matrimonio, por lo que la pregunta que abre este espacio, así como las pruebas de infidelidad que pudiese aportar la parte traicionada a la luz de la misma, serían del todo irrelevantes.

No obstante, lo que resulta evidente es que las nuevas tecnologías están dando lugar a un nuevo marco en las relaciones de pareja.

 

Traición y Whatsapp

Las consultas de consejeros matrimoniales y abogados matrimonialistas se están viendo asaltadas por hombres y mujeres despechados que -llorando a moco tendido o esgrimiendo imágenes comprometidas-, o buscan orientación, o exigen desagravio.

Sin ir más lejos, nuestros vecinos italianos hablan de lo que ya se conoce como infidelidad tecnológicamente asistida, por la cual, en el mundo occidental, y más concretamente en Italia, la infidelidad se desarrolla al amparo de las redes sociales como medio rápido e inmediato de traicionar a la pareja. Las cifras hablan por sí mismas: el 40% de las demandas de divorcio que se tramitan en el país de la bota se utilizan fotografías o conversaciones vía Whatsapp como evidencia de infidelidad. ¿Asistimos a nueva modalidad de «divorcio a la italiana»?

A este dato se suman fenómenos similares que tienen como escenario el Reino Unido, donde los abogados matrimonialistas pueden contar como prueba el uso «traidor» que la pareja pueda darle a Facebook.

Es en este escenario insólito hasta hace sólo unos años donde los profesionales en derecho familiar y terapias de pareja deben de desenvolverse. La pregunta inevitable es: en un mundo tecnológicamente socializado, ¿dónde empieza la infidelidad, en la consumación de la traición, o en el conchabeo virtual que la alimenta?

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.